PT EN ES

¿SABES EL DAÑO QUE EL SOL Y EL CALOR PUEDEN HACER A LA SALUD DE TUS OJOS?

Los expertos, en esta época de sol y calor ascendente, tienden a reforzar las alertas para el cuidado y la hidratación de la piel. Sin embargo, la exposición excesiva al sol y al calor, así como la permanencia en espacios muy concurridos también puede tener un impacto negativo en la salud ocular.

Durante las estaciones cálidas, las enfermedades oculares más comunes son las que se transmiten más fácilmente debido al calor y a la aglomeración de personas en los espacios. Todo porque, el aire caliente puede favorecer la proliferación de virus y bacterias. 

El calor también tiene otra característica, hace que la gente quiera refrescarse. La mayoría de las veces, la solución pasa por la piscina o el mar. Aunque no hay mayor placer durante el verano que el buceo, el contacto con agua contaminada, en piscinas y/o en playas facilita la transmisión de estas bacterias y virus. Las condiciones oculares más comunes son la conjuntivitis, que puede ser viral, bacteriana o alérgica. Los principales síntomas son: la sensación de arena en los ojos, secreción, lagrimeo recurrente, enrojecimiento y picor.

El principal cuidado es minimizar la probabilidad de transmisión y contacto con los alérgenos. En otras palabras, para lograr algo que está tan difundido en nuestros días de pandemia, para evitar llevar las manos a los ojos, rascarlas o compartir toallas. Si usas lentes de contacto, debes tener un cuidado extra para evitar el contagio. No use un protector cerca de los ojos, evite permanecer demasiado tiempo en piscinas cloradas, entre otros. El contagio se produce principalmente de persona a persona o a través de material que puede albergar bacterias (por ejemplo: esponjas).

Si experimenta alguno de los síntomas descritos anteriormente, busque consejo médico rápidamente y evite automedicarse. El mayor y más grave riesgo para quienes no buscan un tratamiento adecuado es la aparición de úlceras corneales. Pero también hay que tener en cuenta el empeoramiento y la posible transmisión. 

Debido a que en este punto la densidad e intensidad de los rayos UV también aumentan, la mácula lutea puede sufrir daños y dejar los ojos pero susceptibles a la inflamación, lo que revela nuevamente la importancia de usar gafas de sol con filtros UV. 

Recibir notificación

Recibirá una notificación por correo electrónico cuando el producto esté en stock.

La solicitud de notificación ya está registrada

OK