PT EN ES

LA HISTORIA DE LAS GAFAS DE SOL

Las primeras gafas de sol

Las gafas de sol tienen un simple propósito, proteger nuestros ojos de los rayos del sol. La aparición de este objeto, que desde hace tiempo ha dejado de ser una mera protección, se debe a la necesidad de los pueblos del Ártico de evitar un grave problema que afecta al pueblo inuit. La densidad de los rayos UV y la capacidad de reflexión de la nieve y el color blanco hicieron que los rayos del sol fueran extremadamente dañinos para los ojos, causando lo que podríamos llamar ceguera de la nieve. Como es normal en los humanos, la necesidad agudiza el ingenio, y así aparecieron las primeras "gafas de sol".
Estas gafas eran un poco diferentes de las gafas de sol a las que estamos acostumbrados hoy en día. Estaban hechos de materiales de origen animal, como el marfil, los colmillos de morsa o las varas de reno y pequeñas cuerdas hechas de piel de ballena o de tendones de otros animales. 
Eran objetos rudimentarios, que consistían en trozos de hueso lo suficientemente grandes como para cubrir los ojos en su totalidad y en los que se hacían pequeñas grietas para no cubrir completamente la visión de quienes los usaban. 

Aunque se reconoce que estas fueron las primeras gafas de sol, hay informes de la antigua Roma que describen el uso de hojas de esmeralda pulidas por el emperador Nerón, que se utilizaban como protección para sus ojos mientras observaba las sangrientas luchas entre gladiadores. 

Gafas Inuit

Más allá de la protección 

Si alguna vez has visto una partida de póquer, seguro que has notado que algunos jugadores llevan gafas de sol. Estos jugadores suelen hacerlo como una forma de mantener sus expresiones faciales lo más encubiertas posible, para que sus oponentes no entiendan lo que están pensando o cuál es su emoción en un momento dado.

Ya en el siglo XII los jueces chinos usaban esta técnica para ocultar cualquier reacción que tuvieran al interrogar a testigos o denunciantes. Estas gafas estaban aplanadas y tenían lentes de cuarzo ahumado. Su propósito era puramente intimidatorio, no tenían ningún efecto protector o correctivo en los ojos.


La evolución inicial

Hasta 1730, las gafas se fijaban a la cara del portador mediante una cinta para la cabeza o ganchos metálicos fijados a la nariz. Después de ese año, gracias a Edward Scarlett, se empezaron a utilizar las varillas que se podían fijar a las orejas del usuario, lo que hizo que las gafas fueran más cómodas y la fijación más efectiva.

Años más tarde, alrededor de 1752, el oftalmólogo James Ayscough introdujo las varillas con bisagras y comenzó a usar lentes de color. En ese momento se creía que estas lentes ayudaban a corregir ciertos problemas de visión. Estos fueron los precursores de las gafas de sol como las conocemos hoy en día.

También durante el siglo XVIII, empezaron a aparecer las primeras gafas con lentes UV. La nobleza de la ciudad italiana de Venecia necesitaba proteger sus ojos de los reflejos del agua de los canales de la ciudad, y los oftalmólogos de esta ciudad produjeron las primeras gafas de sol con la forma que conocemos hoy en día y un material que filtraba los rayos UV. Curiosamente, la radiación UV fue descubierta recién en 1970.

Gafas de Edward Scarlett

Los requisitos militares

En 1929, la compañía americana Foster Grant experimentaba algunas dificultades debido a un curioso fenómeno. La empresa centró su actividad en la producción de objetos de plástico como los peines. Las actrices americanas en Hollywood comenzaron a usar peinados con el pelo más corto, esto hizo que muchas mujeres adoptaran este estilo y las ventas de peines cayeron dramáticamente. Fue entonces cuando el fundador de la compañía, Sam Foster, comenzó a utilizar una técnica innovadora, el moldeo por inyección. Esta técnica permitió la producción industrializada de gafas de sol en masa. Así nació un objeto de culto.

Ese mismo año, gracias a la necesidad de los pilotos de la fuerza aérea americana de reducir la distracción causada por los intensos tonos de azul y blanco durante el vuelo, el General John A. Macready comenzó a trabajar con la compañía Bausch & Lomb para desarrollar gafas capaces de suprimir las necesidades específicas de los pilotos. Gracias a esta necesidad de protección, las primeras lentes antideslumbrantes aparecieron en 1936 y años más tarde las gafas de sol se convirtieron en un objeto utilizado por el común de los mortales.

El año 1929 fue importante para la historia de las gafas de sol. También fue por esta época que Edwin Land creó y patentó un filtro capaz de polarizar la luz. Este invento le permitió, años más tarde, fundar su propia marca de gafas de sol, que también creció gracias a las necesidades del ejército americano.

Militares

El accesorio de moda

En las décadas de 1950 y 1960, cuando las lentes de vidrio comenzaron a ser reemplazadas por las de policarbonato, las gafas de sol experimentaron su verdadero apogeo. El hecho de que las lentes no fueran de cristal las hacía más ligeras y podían ser de diferentes colores. Las formas y colores de las gafas siguieron las tendencias de la moda, y así aparecieron modelos icónicos como Ojo de Gato o Teashade. Hoy en día, hay miles de modelos y cada uno de nosotros puede usar las gafas que mejor se adapten a su gusto o estilo.

¡Nuestros ojos necesitan protección contra la radiación solar tanto como nuestra piel! Después de años de daño por la luz ultravioleta, el riesgo de cataratas aumenta, los iris se vuelven amarillos y nublados, y los párpados pueden desarrollar cáncer. Proteger los ojos del sol es una parte esencial para mantener una visión saludable.

Gafas Mujer

Recibir notificación

Recibirá una notificación por correo electrónico cuando el producto esté en stock.

La solicitud de notificación ya está registrada

OK